ACCIONES PARA UN MUNDO MENOS REFINADO (2013)
micro-acciones
La Sala que Habito, Centro Cultural Cabildo Histórico, Córdoba. Argentina

El proyecto se desarrolló por poco más de un mes, en octubre del 2013, en el Cabildo Histórico de la ciudad; por ese entonces este espacio estaba muy por fuera del circuito establecido de las artes visuales de la ciudad. Allí realicé una serie de micro-acciones, con cierta lógica de archivo. Las acciones se promocionaron por la plataforma Facebook y en el mismo Cabildo. Algunas de ellas eran pensadas especialmente para compartir con otrxs (de corte pedagogías de lo absurdo) y otras simplemente transcurrían. El proyecto se posiciona en un espacio paradojal intentando develar de alguna forma la complejidad de la realidad. Enuncia un deseo como un acto de fe, a la vez  que lanza una duda sobre el potencial transformador del arte. ¿Puede el arte aportar una visión distinta de nuestro entorno; generar nuevos sistemas, nuevos modos de relación? Esa era una, entre tantas, de las preguntas que resonaban durante el avance del proyecto. La ubicación de alto tránsito de la sala, por fuera del circuito artístico, me llevó a plantear un proyecto que pusiera a prueba el lugar con el otrx, la puesta a prueba de lo común y lo diferente, un ámbito público de reflexión y experimentación. Sin embargo, a pesar de lo esperado, el intercambio se dio sobre todo hacia adentro del campo del arte. Algunas de las acciones que realicé fueron: un taller de herramientas para acariciar, recorridos colectivos para reconocer los árboles de la ciudad (en el cual invité a participar al proyecto Documentos Territoriales*), un seminario de preguntas raramente realizadas, sellar billetes con consignas escritas, y una merienda pública como cierre del proyecto. Finalmente el estado de sospecha que me movilizó a realizar el proyecto sigue latiendo y ha tomado nuevas formas de pronunciarse.


*Documentos Territoriales: proyecto de Jéssica Agustina Gómez y Noelia Rocío Díaz, que se encontraba en exhibición en el CePIA.